Odontopediatría 

¿Qué es?

La odontopediatría es la rama de la odontología que se encarga del cuidado oral de niños. En esta fase se previene y diagnostica de forma prematura cualquier patología o alteración de los dientes. Muchos de los tratamientos que se deben llevar a cabo en la etapa infantil van a ser fundamentales para la dentición permanente.

  • Se estima que un 30% de la población infantil menor de 3 años ya cuenta con la presencia de caries.
  • El sellado de fosas y fisuras: Es una de las medidas aplicadas en los niños como prevención de la aparición de caries.
  • Educación de la higiene oral: El odontopediatra es el encargado de instruir tanto a padres como a hijos en este campo.
  • Es muy frecuente que los niños sufran la fractura o fisura de algún diente por alguna caída o golpe, lo que implica la restauración por parte del especialista dental.
  • Problemas en la posición de los dientes y la mordida del niño. El odontopediatra examinará los dientes y maxilares del niño para detectar posibles problemas que impliquen un tratamiento ortodóncico.
  • Anquilosis: Son los dientes que quedan retenidos en el hueso por algún motivo, evitando su erupción, mismos que el especialista debe proceder a extraer.

 

¿Cuáles son los beneficios?

El momento ideal para la primera visita al dentista para detectar y tratar cualquier problema o anomalía dental es a los seis meses o cuando comienzan a salir los dientes. Por desgracia, muchos padres retrasan este momento y lo hacen hasta que han salido todos los dientes bajo la creencia de que los dientes de leche no son importantes. Sin embargo, esto tiene consecuencias graves para la salud oral y para los dientes definitivos situados debajo de los dientes de leche.

¿Sabías que…?

El deseo de chupar de los bebés está relacionado con la necesidad esencial de sobrevivencia. Por lo tanto, es común verlos succionar después de haber terminado la toma, lo cual no debe ser interpretado como falta de alimentación. Ese deseo de chupar no desaparece en los primeros meses de edad y es común encontrar a niños de hasta 4 años que succionan chupones o sus dedos pulgares con intensidad.
Por desgracia, si un niño usa chupón después de los tres años, puede sufrir graves malformaciones dentarias y esqueléticas, como mordida abierta o cruzada, que solo se pueden corregir con un tratamiento de ortodoncia o cirugía.